Search

NOCHE DE JEVAS (O LA EPIDEMIA DE LA ESCASEZ VIRIL)

Puede que sea el polvo del Sahara o el agotamiento ante la quiebra fiscal pero uno nunca está plenamente preparado para las explosivas líneas de Teatro Breve. Mucho menos todavía si se enfrenta al genio estrogénico del colectivo femenino encabezado por Marisé Álvarez Lucienne Hernández, Isel Rodríguez y Lourdes Quiñones. Una verdadera cuadrilla de demolición. Y se te llegan en plan jevas, la cosa se pone todavía más espesa. Con esto pareció concurrir la audiencia que llenó el Shorty Castro el 24 de julio de 2014 para la ñapa de "Noche de Jevas" en honor al aniversario del Estado Libre Asociado que tanta materia prima le ha dado al grupo a través de los años (disclaimer: la atribución del sig

DESDE EL FONDO DEL CALDERO

-A Delma Reyes Será porque lo tengo instalado en mi memoria gastronómica desde la infancia, pero le guardo una devoción particular al arroz blanco. Pero no a cualquier arroz blanco, sino al arroz criollo. Léase blanco, brillosito y con un leve gusto a ajo. El sazón en su punto. Puede tener tocino pero no es necesario. El grano debe ser pequeño o mediano pero nunca largo (el almidón es su arma secreta). Su consistencia debe ser firme, jamás blanda (lo que denotaría un uso excesivo de agua). Debe mantenerse junto en el plato pero no empelotado. Y siempre, siempre se tiene que servir caliente. Tan caliente que llegue envuelto en un sutil encaje de humo, y queme sutilmente la lengua al contacto.

© 2019 by Pedro Reina Pérez. Proudly created with Wix.com